Terapia de altas cervicales
auf deutschin englishEl sitio está en españolen français

Acúfeno

Nuestra suposición es que la asimetría de altas cervicales es un factor contribuyente para el acúfeno:  Depende entre otros de la calidad y pureza de la endolinfa si el zumbido interno es audible o no, que a su vez depende del sistema linfático en general, en particular, de su regularidad y cuantía. La asimetría de altas cervicales grave reduce el flujo de la linfa de una manera difusa. Cuan mejor y más regular el flujo de la linfa general en la región de la cabeza y del cuello, cuan menos probable es la ocurrencia de trastornos auditivos provocados por variaciones de endolinfa.

Esta relación causativa resultó de manera muy clara, cuando un paciente (nacido en 1967), que tuvo pérdidas auditivas neurosensoriales en varias ocasiones, estaba tan satisfecho con el resultado de una determinada dieta estricta (vegetales crudos) que no mencionó el zumbido subyacente. Después de la terapia (06/06/08), quedaba asombrado del silencio total que siguió a la terapia :

Estoy atónito de que el tinnitus se ha ido, sí, pero pensé que ya se había ido. Me acostumbré al ruido residual de unos pocos puntos porcentuales en los últimos años, y entonces - esto era durante el cambio de dieta - tenía el zumbido más fuerte y despues disminuyó, pero sólo hasta cierto nivel, que me pareció bien. Y ahora es que en este momento tengo un silencio absoluto del oído (está asombrado, perplejo) .. me estoy concentrando en el silencio, es ... muy bien! (risas)

Esto significa que el reordenamiento del músculo digástrico había conducido a un aumento repentino de cuantía linfatica en la cóclea. La calidad de la endolinfa pudo mejorarse de manera que el acúfeno desapareció de una manera sorprendente para el paciente.

Hemos tratado a una paciente de sexo femenino (nacida en 1940) el 04/29/09, que durante muchos años había sufrido de tinnitus fuerte, rechinamiento de dientes, sueño inquieto. Durante la reorganización del músculo digastrico sintió inicialmente tiranteces en el músculo omohioideo derecho, que cedió gradualmente a un bienestar generalizado. Después de un período de cuatro semanas, informó que el tinnitus, que anteriormente la había constantemente torturado, había desaparecido por completo. Esto significa que la decompresión del conjunto parafaríngeo debido al tratamiento ha dado lugar a un aumento linfatico persistentemente elevado que contribuyó a que los síntomas desaparezcan.

Después del tratamiento, la paciente dió el comentario siguiente:

Pues que digo que ha venido a verme un angel, porque yo me encuentro de una forma que me encontraba muchos años con mucho miedo, y con muchos dolores, y con muchas depresiones. con muchas tiranteces. Ahora, en cosa de diez minutos, me encuentro totalmente diferente, y más abierta y, pues, más tranquila. (...) Y que esto se tiene que extender: No podemos estar así, la multitud de la gente pasando calamidades mientras que hay un método que en diez minutos puedas ser otra persona.

La paciente había mencionadolos los siguientes síntomas: trastornos de la audición y acúfeno, rechinamiento de dientes, sueño inquieto