Terapia de altas cervicales
auf deutschin englishEl sitio está en españolen français

Descripción del proceso de tratamiento

Después de la encuesta de la historia clínica, la introducción al proceso de tratamiento y el consentimiento explícito del paciente, este último se siente en una silla de respaldo recto, entre el respaldo y la columna torácica se pone un rodillo para efectuar las medidas del ángulo de rotación utilizando el método cero neutral. Adicionalmente, se proporcionara una palpación en tanto como diagnóstico de acompañamiento.

  • Se llevan a cabo mediciones angulares de la rotación horizontal, flexión lateral, y la flexión y extensión antes y después de terapia, y después de la exposición a vibraciones en los músculos del los hombros ('masaje'). Los datos resultantes se pueden usar diagnósticamente, para ilustración y estadísticamente.
  • Antes y después de la terapia, y después del masaje, se efectúan resultados de palpación y, ocasionalmente, se documentan. En el curso del proceso de terapia, también se puede producir material fotográfico y fílmico con fines de investigación.
Si se aplica una vibratoda medial de la apófisis mastoides, se obtiene que el músculo digástrico posterior izquierdo se ponga en vibración.

La transposición del músculo digástrico se realiza mediante una breve movilización suave o más bien una aplicación de vibración en el area sub-occipital izquierdo de muy pequeña amplitud y un movimiento auto-determinado de la cabeza del paciente. Aunque otros músculos del area sub-occipital izquierdo sean co-estimulados, el efecto se consigue por flexión lateral de la cabeza combinado con movilización breve del músculo digástrico posterior izquierdo por vibración. Al final de la flexión lateral uno detiene la vibración y se endereza la cabeza sin vibraciones. En este momento, el músculo a dentro de su fascia se pone delante de las altas cervicales. En estas condiciones, el músculo digástrico posterior izquierdo abandona su lugar de nidación en el arco posterior del atlas o de encima de los músculos cervicales, se encuentra brevemente junto a la punta de la extensión del atlas y ya no regresara al lugar de nidación durante el enderezamiento de la cabeza. Inmediatamente, se pondrá delante de las altas cevicales y mantendrá una posición simétrica con respecto al músculo digástrico posterior derecho.

El proceso puede ir acompañado de palpación: Considerando la situación previa, se trata de un estado diametralmente opuesto y de calidad totalmente nuevo, que normalmente está fuertemente notado por los pacientes.

Después del reordenamiento del músculo digastrico, se le da la oportunidad al paciente de proseguir sus sensaciones corporales y explorar la movilidad de la cabeza y la postura nueva. Generalmente y en primer lugar, se nota un aumento muy notable de la movilidad de la cabeza. Sobre todo la rotación horizontal hacia la derecha se expande, la cual es causada por el hecho de que el zunchado del músculo digástrico posterior izquierdo desapareció repentinamente. Por otra parte, entre otras cosas, se produce principalmente un refuerzo del flujo sanguíneo por la arteria vertebral izquierda, que se manifiesta por sentimientos de calor, hormigueo o pulsaciónes. Estos fenómenos deberían ir acompañados terapéuticamente.

Un segundo paso importante es el tratamiento vibraciónal con efecto hiperémico en los hombros y los músculos del cuello en posición prona, En pacientes ancianos y en estado crítico, se puede tomar una posición sentada. De este modo, se establece la reorientación propioceptiva en la zona del cuello y de los hombros. Si no se toma este paso, puede ocurrir que una reordenación del digastrico realizada con éxito se vuelva a la antigua condición asimétrica debido a la persistencia de asimetrías musculares.

Notas sobre la optimización de postura completan la segunda etapa de tratamiento. Se trata esencialmente del cultivo consciente de la retracción de la cabeza. Después de la reordenación del músculo digastrico, la cabeza puede ser empujada horizontalmente hacia atrás más fácilmente y mantenida allí. De esta manera, la postura y la condición general se optimizaran de forma permanente. Para fortalecer los músculos de las altas cevicales, es recomendable, en algunos casos, de estirar una banda elástica ante la boca en diferentes direcciones, lo que a su vez garantiza el éxito de la terapia.

Después de que se discutieron preguntas, posibles efectos secundarios y la reversibilidad de la transposición del músculo digástrico, se acuerda la proxima cita. En patologías graves, la citas deben ser estrechamente programadas, para que problemas y reacciónes puedan ser tratados mejor. Acerca de patologías más ligeras, es suficiente celebrar dos o tres citas en intervalos cada vez más largos, y una cita de seguimiento después de un período de seis a siete meses.